Tokonoma

Mi primer cuento surgió de una fotografía tomada por Amalia Sato en Japón: un maniquí sin rostro. Se publicó en la revista Tokonoma 16 (2012).